Le llamaban Lamparita

Jamás le conocieron mujer, hijo o familiar, solo se sabía que diariamente llegaba puntual a la cita para recoger la carreta que llevaba al mercado nuevo y que contenía los aperos para fritar las arepas de huevos que vendía doña Amanda todas las mañanas; con igual puntualidad llegaba a recogerla para llevarla al lugar donde se custodiaba, esa era su rutina cotidiana.

Lamparita era un viejo Wayuú de pocas palabras al español, baja estatura, curtido de piel caoba arrugada, seca y brillante, por sus guaireñas desgastadas se le asomaban los dedos de los pies: anchos, gruesos y separados, sus talones rajados llenos de cayos, con una fuerza que reñía con su delgadez. Trabajaba para mantener la vitalidad de sus días y el diario comer.

Cualquier día sin avisar faltó a su cita, por más que preguntaron nadie supo contestar donde buscarlo, si había que ayudarlo o visitarlo, no se supo con quién llorarlo, y si fuese el caso sepultarlo, tal vez el viejo solitario yace en algún cementerio como NN, sin saber mínimamente que en su tumba debía decir: me llaman Lamparita.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario

Quiénes Somos


Signo Editores

Signo editores es una editorial especializada en colecciones de diseño, con contenidos muy cuidados e impresa con materiales de alta calidad para ofrecer una experiencia de lectura superior.

Síguenos


  • |
  • |
  • |
  • |
  • |
  • |

Certamen de Microrrelatos Signo editores


Certamen literario dedicado al formato corto. Buscamos la síntesis de la lucidez. Emoción, sorpresa y agitación. ¡Participa! »

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies