Levedad armónica (Roberto Barceló Aguilar)

La cuchilla de afeitar en una mano y, en la otra, la botella de whisky.

Sabía que si seguía bebiendo aquello iba a ser demasiado fácil,

“¿y qué? nadie iba a verlo”.

A cada pensamiento, la casa, el cuarto de baño, la bañera, todo se iba haciendo más pequeño.

Esto ya había ocurrido otra veces pero, aquel día, el fino cordón que le unía a este lado de la existencia era aún más delgado.

A cada pregunta, siempre su opuesta, “¿y por qué no?”, el no poder tener certidumbre sobre nada le hundía cada vez más.

Y, de repente, en la casa del vecino empezó a sonar el número 3 de Sergei.

Sus pretensiones se habían ido al carajo. Sabía que ya no podría hacerlo. Parecía que la providencia jugaba en su contra.

En ese momento le vino a la cabeza un recuerdo, una frase escrita en un cartel en un lugar que no recordaba, pero que le sonaba extrañamente familiar:

“Una canción puede salvarte la vida”

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario