Llegaron en son de paz (Héctor Peiró Guevara)

La mañana era fría. Me separaban de la oficina algunos metros, cuando escuché un ruido. Provenía del extrarradio. En mi móvil pude ver una noticia que podría tener relación con esto: varios vecinos de la zona habían visto durante la madrugada algunos objetos de grandes dimensiones aterrizando justo por allí, en la espesura del bosque. No lo tomé en serio y llegué a la oficina a la hora de costumbre.

Pasaron algunas horas y allí no se hablaba de otra cosa. Llegó la hora de comer y escuchamos un ruido, similar al que había percibido antes, pero esta vez provenía de una barriada cercana. Disparos y sirenas de la policía. Estábamos asustados.
–¿Qué pasa? Nos preguntó el jefe.
–No sé, Luis. Contesté.

Acto seguido,la puerta de la oficina cayó a plomo y una luz cegadora iluminó el recibidor.Un extraño holograma,con apariencia extraterrestre, nos saludó:
–Buenos días terrícolas. Venimos en son de paz, a pesar de nuestra apariencia. Nuestro planeta necesita recuperar la alegría y buscamos profesores de narración de chistes y relatos para devolver el sentido del humor a nuestro pueblo…

Pasaron algunos años de esto y todo sigue igual en la ciudad, excepto una cosa: Ya no nos reímos tanto como antes.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario