Lluvia improvisada (Amelia Morales)

He vuelto a perder la pieza del puzzle que siempre intento encajar al revés. Marzo llega fresco. Viene cargado de nuevos proyectos y nuevas expectativas. Sabe a antibiótico y a café. Suena repetitivo, a esa canción que sabes que conoces cuando escuchas el estribillo. Huele a pólvora y a Primavera, pero sin confiarse demasiado, en Marzo todavía hay tormentas inesperadas, y la única que acaba siempre mojada soy yo, con el chaparrón encima, como cuando ves que va a llover y tú sin paraguas. Es increíble, me ha vuelto a pasar, pareces un tráiler de una película antigua en mi cabeza, una de esas que crees haber visto a trozos, a trompicones, entre cabezada de sobremesa y bostezo en el sofá, pero nunca recuerdas cómo termina. Y pese a estar a miles de kilómetros te siento cerca. Un segundo. Déjà vu de manual. Suena el teléfono y desapareces. Y yo sigo aquí, escribiendo, mientras empieza a llover. Y acabo de acordarme que me dejé las botas de agua en Valencia.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario