Lo efímero del show (José Luis Casillas)

Había una multitud detrás del cristal, y él, sin inmutarse, comenzó a pintar en el lienzo con pinceladas fluidas ininterrumpidas. Los observadores estaban maravillados, pero vacilaban hacia donde mirar. Detrás del vidrio el artista plasmaba su idea, pero por la ventana, se podía observar el nacimiento de esa creación en forma corpórea. Mientras pintaba frenéticamente, los colores aparecían en el nuevo mundo que se creaba a tan solo unos años luz de la nave estática en la nada. En su ceño se podía vislumbrar que dirección podría tomar el nuevo astro tanto en lo físico, como en lo espiritual. Muchas de sus obras de arte seguían prosperando sin su ayuda en los confines de este y otros universos, por lo que verlo en acción era un deleite para los asistentes.
Todo parecía tan natural, tan fácil, tan perfecto que algo debía romper ese  desequilibrio. Un destello casi imperceptible a través del cristal deslumbró al creador, movía de un lado a otro su cabeza y suspiró. Por la ventana nubes negras y explosiones se vislumbraron a lo lejos, por el cristal lienzos desgarrados y pinturas volando. Todo acabó en una segundo y mi padre dijo “El mejor millón gastados en mi vida.”

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario