Lo último que no oyó (Mercedes)

Esa soleada mañana, Carmen, una señora de poco más de setenta años, pero todavía fuerte y ágil, se dirigía como todos los días a hacer sus compras en el mercado. Iba pensando en todos los alimentos que necesitaba adquirir, ya que su hijo Humberto, con su esposa y los niños, le había prometido venir hoy por la noche a comer con ella. Quería hacer una sabrosa comida y una tarta de chocolate que tanto les gustaba a todos.
El cumpleaños del más pequeño, Carlos Alberto, había sido tres días antes, pero su hijo y su nuera le dijeron a ella que era mejor dejar la actividad para hoy domingo que los niños no tienen clases ni los padres trabajo.
Iba muy abstraída, llegó a la esquina y no se percató de que por la calle se acercaba un automóvil a toda velocidad. Bajó de la acera disponiéndose a cruzar, cuando un señor que estaba cerca de ella esperando para atravesar también la avenida, le gritó: !cuidado, señora! No pudo detenerla. !Qué pena! Fue lo último que ella no oyó.
La mujer eran sorda. Siguió caminando y el automóvil la atropelló violentamente.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario