Los días y las noches de una pesadilla (Franco Sosa)

El hombre intentó dormir temprano para evitar el desvelo; la mañana siguiente sería el comienzo de un día verdaderamente ajetreado. Pero, ni bien cerró los ojos, su cuerpo saltó sobre la cama súbitamente y se halló sentado en la oscuridad. No entregó su tiempo a conjeturas noctambulas y se obligó nuevamente a dormir, pero la situación se prolongó hasta la locura: diez noches y diez días infernales en los que nunca pudo pegar un ojo… Sin embargo, a la mañana siguiente se despertó y tuvo un día verdaderamente ajetreado.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario