Los últimos amantes (Oswaldo Torres Ortiz)

Ellos odiaban el amor y los enterraron vivos. Toneladas de tierra cubrieron la enorme caja negra que además los enjaulaba. Eran los últimos amantes que quedaban en el mundo y fueron encontrados. “No hay escapatoria”, dijo ella. “Amémonos hasta el final”, propuso él. Las vibraciones resultantes de su acto amoroso removieron la tierra debajo de ellos descubriendo un sumidero en el que se sintieron descender por un millón de años hasta que finalmente cayeron en agua. Un ruido cataclísmico los aturdió y por alguna razón supieron que el mundo se había detenido. Se miraron el uno al otro como diciendo “sigamos en lo nuestro”. En la total oscuridad comprendieron la luz, como también que ahora eran ellos dos los que hacían girar el mundo en sentido contrario.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario