Lugares extraños (Gonzalo Zurano)

El viejo había tratado de robarme. Ahora tomábamos café en la estación. En otro tiempo se creó un ejército para atraparme, comentó. Fue cuando la tierra aún era negra. En esa época te hubiera matado. En esa época yo no había nacido, le contesté. Como sea, te hubiera matado.

Saqué mi arma de la mochila (no recuerdo por qué tenía una) y la dejé sobre la mesa. El viejo la agarró, me mostró una sonrisa asustada. Hacía demasiado tiempo que no se veían armas por ningún lado. Salimos afuera cuando ya era de noche y la lluvia de fuego, que se había instalado desde los últimos ataques, era muy leve. Me paré frente a él y miré como me apuntaba tembloroso. Después escuché el disparo y pude ver la calle acercándose a mi nuca. No pasó mucho tiempo hasta que volví a ver al viejo. Los dos buscábamos conocidos en un lugar extraño.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario