Lujuria (Álex Garmendia Gómez)

Allí estaba, totalmente erguido, con toda la responsabilidad sobre sus hombros, con el peso que cabía esperar ante la declaración que, a buen seguro, abriría la caja de los truenos.
Se ajustó las gafas, peinó su abundante cabellera usando sus dedos en forma de peine, y carraspeó. En el momento de comenzar a hablar esa voz silbeante le cortó repentinamente.
– ¡Detente Carles!
– ¿Mariano? ¿Qué haces aquí?
– Por favor Carles, disculpa mi silencio.
– ¡No!, perdona tú, perdona mi cabezonería.
– Déjame decirte una cosa.
– No, espera, quiero yo decirte algo.

Y el “hablemos” y “parlem” se superpusieron.

Carles, emocionado, volvió a tragar saliva, se acercó a él, agarró a Mariano por la corbata y le besó con lujuria.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario