Manías de la abuela (Montserrat Pérez Martínez)

Mi abuela tenía la manía de morirse. Lo hacía a menudo, ante cualquier opinión que la contrariase. “He muerto”, decía, y se enclaustraba en su concha durante varios días sin dirigirnos la palabra. Eso sí, a la hora de la cena aparecía como alma en pena y se sentaba a la mesa con nosotros —porque ella era muy de guardar las formas—, pero se limitaba a ingerir la comida en silencio y sin, tan siquiera, levantar la mirada del plato.
De nada servían los intentos de mi madre de contarle los chismorreos vecinales, ni los de mi padre provocándola con preguntas incendiarias. Ella aguantaba el envite manteniéndose firme en su ostracismo.
Ahora ya no lo hace. Todas las noches sigue ocupando su lugar en la mesa y, dicharachera, nos explica sus batallitas y sus anécdotas. Desde que la enterramos parece que esa manía de morirse se le ha quitado.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario