El médico (Francisco Camacho Camargo)

Estaba arrodillado y con el fuelle entre sus manos. Había sacado la bandeja de forja y las cenizas se amontonaban junto a sus piernas. Las miró y pensó en los tres cuerpos que ya debían estar incinerados en el hospital a esa hora de la tarde.
Su mujer apareció. Llevaba un plato con comida; la miró desganado y siguió avivando los leños que había metido en la chimenea. Estaban secos y la mancha incandescente se extendía sobre ellos. La mujer dejó caer el plato sobre la mesa y acarició su cabello, luego se retiró. Él la miró mientras se marchaba y vio que todavía llevaba la bata manchada de churretes de óleo de su último cuadro.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario