Mentís (Claudia Quiroga)

Cuando fui pequeña me regalaron un perrito. Lo llamé “Mentís” (le tenía pánico a los animales, ¿te conté alguna vez?), algo chillón, se enchastraba bastante al comer como vos (en esa época se daban sobras, no había balanceado), pero tan lindo…
Con él aprendí a compartir. Hasta que un día se fue de casa, hasta del barrio. No lo vi más. Lloré mucho (testimonio de eso es una diapositiva en Mar del Tuyú subida a un caballo a la fuerza por mi papá.)
Lo sorprendente es que lo volví a ver,  a “ Mentís” – digo, en un programa de televisión maquillado de gato y bailaba presentado con el pomposo nombre de “ Push-Push”. Yo sabía que era “Mentís”, llamé al canal y dejé un mensaje. Lo pasaron al aire y todo: “Hola Mentís, que bueno saber de vos”. Al escuchar mi voz se le llenaron los ojos de un río como los de Esquel. Miró a cámara y aulló un largo rato.
El desconcierto del atrás de cámara fue inminente, el fraude era un hecho. Cortaron la señal. Eran tiempos de TV recién convertida a color, el tajo abrupto lo congeló en una imagen desenfocada…
Aún así seguía tan lindo…

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario