Metamorfosis (V. Frias)

La ventana está abierta y entra un hilo de frío. Me estremezco en la mecedera de mi cuarto y observo la luna, nunca fue más brillante que ahora que sé apreciar lo cotidiano.

Mi esposa me toma el brazo y me inyecta un poco de morfina. La enfermedad no me duele tanto como lo que le duele a ella verme partir poco a poco, por eso le cuento sobre la metamorfosis.

La pequeña oruga que se arrastra y que tiene muchas patas se convertirá en una mariposa que vuela y se alimenta del néctar. Espero que lo mismo pase conmigo, le digo que dejaré este caparazón enfermo y me convertiré en otra cosa. Es lo único que nos queda, aferrarnos a la esperanza de otro tipo de vida, incluso a la idea de una, que yo o mi esposa o cualquier ser humano desconozca.

Cierro los ojos y ahí estoy, volando, volando, volando hacia la luminosidad del cielo, ahora la luna no se queda callada y expectante. Ahora la luna me acoge y mi esposa me observa desde la ventana de mi cuarto, meciéndose.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario