El milano adoptivo (Alfredo Ajo)

Se encontró un nido en el suelo, tenía un huevo, le hizo gracia y como tenía una gallina que estaba empollando lo recogió y se lo puso por ver si lo sacaba y he aquí que nació un polluelo de milano. El milano creció sin hacer daño a las gallináceas de su entorno pero un buen día, al hacerse adulto, voló lejos del gallinero para regresar esa misma noche con un polluelo de un vecino entre las garras.
El vecino lo supo y fue a reclamar al dueño del milano, quería que matase al milano, pero el hombre le pagó bien el polluelo y así quedó el asunto. En realidad el hombre estaba orgulloso de su milano, de que no atacase en su gallinero y sólo lo hiciese en el de los vecinos, era más que un amigo, era una especie de hijo adoptivo; intentaba alimentar muy bien al milano y cazaba pequeños pájaros para él, pero de vez en cuando el milano atacaba el gallinero de algún vecino ocasionándole inesperadas pérdidas de dinero por lo que decidió dejar de fumar e ir menos a la taberna, pero no deshacerse de sus alas adoptivas, mejoró en salud e incluso en dinero, el cariño suele traer esas cosas, no importa que ames a un ave de rapiña, si amas, de alguna manera saldrás beneficiado.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario