Mirada de deseo (Núria Olives Callao)

Nunca había visto esa mirada en John. Se calificaba por ser un hombre visceral. Puro instinto. Era como un cazador, voraz y temible, sin ninguna compasión por su presa. Pero, aquél día su mirada despertaba algo distinto. Ya no había sufrimiento, sino todo lo contrario… había esperanza.
Pude percibir que tenía la camisa manchada de sangre y unos moratones que le iban desde su pómulo derecho hasta, seguramente, su espalda.
Fingí no mostrar demasiado interés en lo que le había podido ocurrir. Pues ya me había dejado claro en varias ocasiones que él era un hombre solitario, atormentado por el oscuro pasado.
-¿Qué haces aquí, John?-. Le pregunté, intentando mostrar dureza. Con una mano me cogió por la cintura y me acercó con fuerza hacia él. Su piel me quemaba, me ardía como fuego. Mi cuerpo se estremeció, pues él siempre había provocado ese efecto en mí.
-Siempre has sido mi luz entre tanta oscuridad-. Respondió. Supe enseguida a lo que se refería. Consumida por el deseo le besé, pues ya no podía soportar más la corta distancia que había entre ambos. No existía nada ni nadie más, sólo él. Como siempre había sido.
Entonces entendí que ya no podía seguir negando lo evidente: le deseaba.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario