Molinari (José Antonio Ruiz)

Durante el verano, Molinari pasa parte de la mañana  sentado en el banco de la vereda de su casa. La misma, dotada de dos plantas, parece haber pasado por tiempos mejores; ahora tanto su puerta de entrada descolorida, como la fachada decrépita, dan cuenta de su grado de abandono. Viudo y solitario, con la mirada perdida, ve pasar la gente presurosa por llegar a la parada del colectivo. Un poco más allá, en la pista de la plaza seca, algunos adolescentes se deslizan de pie sobre sus patinetas.
Cuando la dureza del pétreo banco se hace sentir, el viejo apoya su voluminosa humanidad en un bastón y se levanta con dificultad. Debe caminar sólo escasos metros para volver a sentarse, pero esta vez en una mesa de la heladería. Allí, con la consumición se asegura la permanencia hasta el atardecer. Es ajeno al rumor de la calle y no lleva un libro, ni siquiera un periódico, para matar el tiempo. Pero tal vez no desee hacerlo; tal vez quiera disfrutar cada segundo como si fuese el último.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario