Monstruo interior (Silvina Alejandra Pose)

Hace tiempo que el dolor en mi estómago es intenso.  Invariablemente ocurre después de comer.
Los médicos dicen que no tengo nada, pero no les creo.  No tengo explicación para el dolor.
¿Quién o qué puede ocasionarlo? Dejo de ir al pueblo, ya no como donde solía hacerlo.
Preparo desde entonces mi propia comida, pero no es suficiente.
Quizá sea la bebida.  En mi casa, que está aislada unos kilómetros de toda urbanización, construyo mi propio aljibe.  Esto y un purificador deberían evitar el peligro.    Cultivo mis verduras, regadas con mi agua.  No es bastante.
Vivo en soledad, sin embargo, quizá alguien se introduzca en mi casa por la noche y tire algo en mi pozo.
La solución debe ser más drástica.  Intento dejar de comer, sólo un poco para ver qué pasa.  Sigo con dolor,  ¿disminuye o es mi fantasía?
Dejo de comer un poco más.
Debo también dejar el agua.
Con el tiempo mis huesos se dibujan en mi piel pero no importa.
Ya no sufro el hambre.
Me acostumbré al estómago pegado a mi espalda.  Al vacío.
Ya no duele.  Ya no siento.
Mi aliento se va hoy con mi comida.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario