Morocha (Horacio Licera)

Alta y elegante caminaba con un elástico para el pelo entre los dientes. De repente, como si una guitarra hubiera arrancado una copla gitana, sus manos comenzaron a aletear. Sus dedos enhebraban el pelo en el elástico que subía y bajaba, se estiraba y se torcía mientras que la punta de sus cabellos entraban y salían y como un látigo dibujaban ochos en el aire. Su pelo negro había sido dominado y una cola caía en cascada bien sujeta. El resto del pelo, tirante, brillaba sobre el contorno alunado de su cabeza. Siguió caminando tan alta y tan elegante.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario