Moscas (Pablo Jacobo)

Le despertó el zumbido, constante, irritante, omnipresente. Abrió los ojos y vio que la habitación estaba plagada de moscas. Y el olor. Había un olor insoportable.
Sin embargo, le dolía demasiado la cabeza como para lidiar con eso de inmediato. Ya abriría las cortinas, limpiaría todo a consciencia, y cambiaría la bolsa de residuos que estaba pudriéndose en el tacho de la basura. Pero, por ahora, necesitaba salir de allí.
Se tambaleó hasta la puerta y quiso abrirla, pero no lograba aferrar el picaporte en la oscuridad. La migraña lo estaba enloqueciendo. Pensando en ese dolor, no se dio cuenta de cómo logró salir de la habitación.
Una gruesa capa de tierra cubría todos los muebles. Aquello lo incomodó, fuertemente. Él era muy aplicado con el orden de su casa.
Miró hacia atrás. No dejaba huellas en el polvo.

Y en la habitación, las malditas moscas se estaban haciendo un festín con su cadáver.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario