Movimiento reflejo (Alejandro Rodriguez Peña)

Me entreabro al devenir, con los labios aún marcados por el vapor. Dudo de mi propio idioma, aunque poco tenga que decir. A mi alrededor, los nombres comienzan a nevar discretamente, demorándose en cada recoveco; puedo sentir el tacto insistente de las cosas suplicándome sentido. Pese a que me resisto, no consigo desvanecerme y una vez más echo amarras a mi nave; recupero mi contorno, y a la par, se cristaliza un candado sobre mi pecho. Sin encontrar la voz, relato el mito del nacimiento, mío o de cualquiera.

Duerme. Observo. A la vez, me siento arropado y roto. Siempre aparece ese maldito salto, poco importa si se trata de kilómetros o micras: de nuevo se interpone una aduana de savia y de piel. Quizás el aislamiento es insalvable, con este o con cualquier otro cuerpo.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario