El Mozo de las Heces (Terry Mora)

El rey solicita su pequeño retrete real. Un chico joven, refinado y bien vestido, comparece en la sala con un asiento acolchado con terciopelo rojo y dorados ribetes. El soberano, con la ayuda del joven, desnuda su trasero y lo sienta en su pequeño trono. Mientras hace sus necesidades conversa con el mozo sobre los asuntos económicos de palacio, solicita su opinión y lo escucha con atención. Aunque su cara refleje cierto esfuerzo, este no se corresponde con las palabras del chico, y sí con el empeño por evacuar el faisán ingerido durante el almuerzo. El muchacho siente orgullo del puesto que ocupa en la corte, a pesar del hedor que produce las heces reales, es consciente de lo que significa estar tan cerca de un monarca. El culo del rey podría ser el itinerario a un futuro mejor para él y para su familia. Una vez finalizada con éxito la defecación, el monarca de vientre calmado y pulcras posaderas pasea por un largo pasillo que lo conduce a sus estancias. El mozo lo acompaña, todavía tiene interiorizada la pestilencia provocada por los residuos reales. El soberano se detiene, mira al joven de exquisita educación y le manifiesta en voz baja: “Tengo grandes planes para ti”.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario