Negro. La ausencia de color (Adrián)

Lucy era micriptica. Una extraña enfermedad visual que trasformaba los colores que percibía en función de su estado de ánimo. Esto le causaba una dependencia total y absoluta en su vida cotidiana.
La pequeña, siempre tan callada, podía ver un tenue color amarillento en sus retinas cuando se sentía enérgica. Toda una colección de azules en su habitación cuando estaba relajada y un rosa chicle predominante cuando sentía amor. Pero, el poder de nuestra mente no entiende de métricas.
Un ataque de risa suponía un fuerte haz de luz blanca que podía durarle varias horas. Un pequeño susto aumentaba su tensión y le provocaba no poder distinguir una persona de una farola. El simple hecho de caminar provocaba que su visión, a cada paso que daba, se resintiera debido al cansancio.
La madre de Lucy había muerto de cáncer de mama cuando ella solo tenía 5 años. Era lo único que tenía. Su compañera de viaje. Su apoyo. Su círculo cromático.
Lucy llevaba ciega desde entonces. Sin amarillos, ni azules ni rosas.
Negro. Solo y todo negro.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario