Mi niño (Luisa Díez-Canedo Arenas)

Duérmete pequeñín, canta una madre acurrucando con ternura a un bebe entre los brazos. Canta, y al cantar le acaricia con dulzura la nariz, desde las cejas hasta la punta, repitiendo el movimiento de forma continua e hipnótica. Poco a poco consigue que se relaje y a continuación,  con mucho cuidado,  le cierra los ojos presionando suavemente los parpados para que no los abra, para que vencido se rinda a un sueño profundo.

Hace poco, le ha dado de mamar, no ha podido resistirse.  Mira hacia el cielo, y se fija en la luna, que esta casi llena. La noche es muy fría.
Mientras canta, le  atrapan unas ganas infinitas de llorar, y deja que le resbalen las lagrimas hasta la barbilla, sus manos están ocupadas en acunar al niño.

Muy cerca, alguien gime con un desgarro sobrecogedor. Ella estrecha con más fuerza al niño, no quiere que se despierte, no sabe si le quedan fuerzas para volverlo a dormir.

Llevan días con los pies empapados, y el olor de la ropa sucia y mojada es espantoso. Besa al niño en la cabecita, como lo haría su madre, y reza  para que mañana alguien los vea.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario