Noche en blanco (David García Dávila)

El libro iluminado permanecía abierto por la misma página. Él se acercó y lo comprobó a la luz de la vela. La esquina superior de la página estaba doblada. Ella había estado allí.
Giró por la biblioteca en penumbra buscando una sombra delatadora, y la encontró. Vio como huía por la ventana. La siguió, tropezando con las mesas y los estantes, buscándola en el frenesí. En el suelo quedaron los Mann, los Goethe, los Homero, abandonados por el empujón de un hombre en busca de su todo.
Saltó por la ventana, cayó y continuó buscándola.Recorrió el jardín, llegó a la verja metálica, la vio filtrarse por los barrotes casi como agua, alzó la mano para atraparla, pero fue en vano.
Escaló y saltó la reja, la siguió por el agreste terreno como un personaje de Bécquer enloquecido por la luna. Llegó a la cima de un montículo y paró. Sacó la libreta forrada en piel y contempló las páginas en blanco, no pudo escribir nada.
La inspiración, esa noche, no lo había esperado.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario