Notación alfabética (Mª Teresa López de la Fuente)

En el aula reinaba un silencio de nieve. El profesor de Música del Renacimiento enseñaba las tablaturas:

–       Era una forma sencilla de ver la posición de los dedos a lo largo del mástil del instrumento. En las partituras actuales se ha impuesto la notación alfabética, ya sabéis: A es La, B es Si,  C es Do, D es Re, etc.
Finalmente, el profesor decidió hacer una demostración práctica. Tomó entre sus brazos una vihuela y comenzó a tañer una melodía de Luis  de Milán. Pulsaba suavemente las cuerdas con su mano derecha mientras los dedos de su mano izquierda presionaban, con mimo o con fuerza, cada cuerda contra el mástil. La melodía, un lamento dulce y doloroso, me acariciaba el alma, mientras observaba sin perder detalle los dedos que corrían vertiginosamente sobre las cuerdas en un melisma o se detenían de pronto en un punto. Buscando el vibrato de esa nota mantenida, el profesor- con los ojos cerrados y mordiéndose ligeramente el labio inferior- presionó la cuerda con su dedo corazón  moviéndolo suavemente a un lado y otro a una distancia casi imperceptible. Cerré los ojos y me inundó un inmenso placer. Por fin, alguien  había encontrado mi punto Sol.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario