Obstinación (Gustavo Zaragoza)

Desde el día que murió se levanta cada mañana a la misma hora, no es muy consciente de lo que ha pasado, simplemente se manifiesta al rayar el día. Constantemente le habían hablado de la bondad de madrugar, ahora que está muerto es buen momento para comprobar esta afirmación y continuar practicando su afición favorita. Siempre le gustó llevar la contraria a todo el mundo. No piensa consentir ese empeño familiar en despedirlo, y como no tiene posibilidad dialéctica de convencer de lo contrario a sus allegados ha decidido volver, diariamente, convertido en suave brisa del amanecer.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario