Octubre (María José Gutiérrez Lera)

Tras semanas de angustia,  la calma. Habían pasado cerca del desastre. Pero aquella bandada de pájaros volando hacia el sur le había dado por fin un argumento sólido para doblegar la tozudez del almirante.
Martín dormitaba en cubierta; se sentía ilusionado, la mojama ya no le quemaba el estómago ni el miedo la garganta. En su lugar, había anidado un cosquilleo optimista, aunque incompleto.
De pronto, estridente como el graznido de las gaviotas, inesperado como el final del océano, resonó el alarido salvaje de Rodrigo.
-¡TIERRA!
¡Esa! ¡Esa palabra le faltaba a la redondez de su esperanza!

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario