Ojos brillantes (Adrián Romeo)

Cuando vuestros ojos brillantes se cruzaron con los míos cosas extrañas estaban pasando. Aunque todo lo que ocurre es siempre extraño, improbable, casi imposible.
Cosas extrañas estaban pasando cuando llevábamos una vida menos ordinaria y vuestros ojos brillantes se cruzaban con los míos. Siempre miran para todos lados, los ojos brillantes.
Brillan en las salas oscuras. Brillan en las camas deshechas. Brillan en los andenes de las estaciones, a los dos lados de la ventana, aunque ésta esté demasiado oscura para
darse cuenta. Pero uno siempre se da cuenta.
Decimos toda clase de tonterías, asentimos con vehemencia ante las propuestas más absurdas y olvidamos temer al tiempo, mientras dura el brillo.
¿Cuándo dejan de brillar? ¿Cuándo dan paso las cosas a todo lo contrario?
Nunca lo sabemos.
Duele un poco cuando nos miramos ahora que nuestros ojos no son tan brillantes y nuestras vidas más comunes y lo que ocurre no tan extraño, ni improbable, ni casi imposible, aunque todo siempre lo sea un poco.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario