Olivia (Marta CG)

Olivia guiña un ojo al mirar su pestaña.
Cada pocos días pierde 1 o 2.
Calcula 5 pestañas menos semanales, son 260 al año.
Estima que lleva 17 años perdiendo pestañas, 4.420 pestañas menos en su inventario.
Muchas son, ¿cómo no se ha quedado ya sin pestañas?
Algunas obtienen su atención: las mira, frunce el ceño, piensa en deseos que las pestañas habrán de cumplir, y sopla hasta que la pestaña se va.

Que retrasen el examen.
Que el casero baje el alquiler.
Que esa mancha en el brazo no se ponga a cantar.

Hay peticiones razonables. Con otras Olivia sabe que se expone a una huelga.
Le gusta pensar que van a parar a una oficina llena de pestañas, trabajando para cumplir sus órdenes.
Así está Olivia, lista para irse, mirando al nuevo fichaje de la Oficina de Pestañas Trabajadoras de Olivia, ordenando ideas para decidir cuál va a ser el trabajo de la nueva.

Que hoy el tiempo pase volando en el tanatorio, no llorar, mejor, que nada haya pasado.

Mira la pestaña en su dedo y sopla todo lo fuerte que puede.

4.421.
Algunas grandes empresas tienen menos plantilla.

Resopla y sale del baño, calibrando cuánto tardarán las pestañas en crear un sindicato.

La pestaña 4.421 se posa en el bidé.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario