Olvidando tu recuerdo (Ciro Fernández Briones)

Y tarde comprendí que nuestros caminos eran diferentes aunque se cruzasen; que no se puede forzar un puzle cuando no encajan las piezas; que mi llave no encajaba en tu puerta (al menos desde que cambiaste la cerradura) y sobre todo, que no puedes enjaular al gorrión sincero, conviene dejarlo en libertad.
Aquel día a punto de cruzar el puente, tú te bajaste del coche y yo me quedé solo, sin destino, mientras tus pasos de alejaban de mis lágrimas y mis deseos por cruzar la frontera del placer se quedaron en eso, deseos. Tú decidiste no mirar atrás, alzaste el vuelo sin miedo, quizás con algún remordimiento a las espaldas. Y yo, todavía sin saber volar, me quedé atrapado en aquel coche sin destino matriculado en el olvido.
También quizás así tenía que ocurrir: el destino que nos hizo encontrarnos mientras andábamos, nos hizo echar a correr en distintas direcciones.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario