Orgasmo asesino (José Cenizo Jiménez)

Ese donjuán de pacotilla había fornicado con muchas mujeres. Cuando descubrí su diario no pude soportar el bochorno. No era para él más que un número -creo que el quince-, una anécdota, un  polvo más efímero e inútil que el otro polvo, el bíblico.
Conforme leía sus confesiones me estremecía. Yo conocía a las anteriores mujeres con las que había estado. Unas eran vecinas, otras familiares, amigas, o conocidas del barrio. Iba leyendo sus nombres y circunstancias y constataba que todas habían fallecido ya, muy poco después de la fecha en que él había tenido un orgasmo estupendo con ellas. Conmigo no lo tuvo. Y eso me salvó.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario