Oscuridad (Jezabel Montenegro)

Anoche acabé con un ser malvado. Lo encontré de pie en la cocina, al lado de la fregadera, iluminado levemente por algunos mechones de luna que se colaban entre los barrotes de la ventana entornada. Ni los agujeros negros son negros del todo, ni las noches de verano tan oscuras como la boca de un lobo. Aspiré valor y me abalancé sobre él, le clavé mi peor recuerdo, apuñalé dos veces su memoria; tenía miedo y cerré los ojos. Cuando volví a abrirlos, el terror se había desvanecido. Tan solo humeaban rescoldos de infierno diseminados por la casa, y las cicatrices profundas de mi piel palpitaban. Puede que ahora consiga dormir.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario