Para otra vez (Manuel Sogal)

Aquella mañana despertó con la ilusión de verla una vez más. Para él es la mujer más bella que habita en la tierra. Con el ánimo de hablarle emprendió las tareas para la ocasión. Se duchó, perfumó, y se enfundó con sus mejores prendas. La esperó con ansias hasta que ella asomó en la esquina contraria. Su corazón comenzó a agitarse queriendo desbordarse, un sudor frío escurrió rápidamente hasta sus pies y sus ojos se iluminaron como un faro en la niebla. Emprendió tembloroso el camino a su encuentro. La mujer se movía como una mariposa sobre el agua, a la distancia se dibujaba con un vestido rojo ajustado y margaritas en el cabello. Cuando se cruzaron ella clavó fijamente sus ojos esbozando una leve sonrisa. Él se quedó observando como ella se alejaba dejando al pasar solo su aroma. Luego, él abrió el cuello de su camisa y dijo: “bueno, mañana será otro día, tengo todo el tiempo del mundo, si tan solo tengo recién nueve años”.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario