Oxígeno (Osval Cirilo Díaz Gómez)

La vida es lo más grandioso que siempre se debe proteger. Vivimos porque respiramos y al realizarlo nuestras células reciben el oxígeno necesario para el funcionamiento correcto de nuestro cuerpos. Si no respiramos nuestra menta declina hasta desaparecer. La respiración debe ser  flemática y penetrante. Esta y la mente son inseparables.
Al respirar obtenemos la energía universal del pasado y del presente. En nuestras vidas muchos aspiramos y espiramos los mismos átomos y moléculas de los  seres que nos acompañan en el mismo período de vida. Estos también, a través de la respiración,  ya pasaron por los cuerpos de otros seres que nos precedieron y a través del desarrollo de la vida lo haran también otros  que nos precederán.
Podemos dirigir los efectos beneficiosos de la respiración hacia cualquier parte de nuestro cuerpo pero también conectamos nuestro mundo espiritual interior con la energía universal  a la de otros seres.
No estoy loco. Te corté la respiración para que no aspire y espire los átomos y moléculas que respiraron mis antepasados y que respiraran mis descendientes.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario