El pantano de mi pueblo (Elsa Varela)

Agustina, Segunda e Hildegunda fueron por más de seis décadas las tres plañideras oficiales del pueblo. Ataviadas con una túnica negra y un mantón del mismo color en la cabeza, lloraban como propio al muerto ajeno, hasta que se les secaban los ojos. En los días sin muerto, Hildegunda —la mayor de las tres— se entregaba a su otra pasión: jugar bingo hasta el amanecer. Cuentan que ya senil, Hilde se quedaba dormida en medio del Padrenuestro en los velorios; y que cuando alguien le golpeaba el hombro para que despertara, sobresaltada gritaba: “¡Sesenta y seis!”.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario