Papeles (Antonio Cantó Gómez)

“A estas alturas ya nada es estrecho, excepto el cajón craneal que abro cada despertar, para creerme cada una de mis penurias. Tan limitado como este gris borde del edificio, donde me encuentro, entre mi trabajo -¿mío, en serio?- o el viento, entre el salario o la libertad de ser aplastado contra el firme cemento.
Está todo clasificado y etiquetado. Nada hay que se me pueda escapar, nada que no pueda encontrar, tener al alcance. Basta con echar la vista a un papel con signos de prestigio profesional.
El único que se escapa soy yo, caeré tanto como la bolsa y este líquido rojizo que alimenta la necesidad de la vida se expandirá como la muchedumbre, alterada por algo ajeno que les controla: sus cimientos.
Qué empiece la primera fractura…”
Palabras inscritas en aquel papel, arrugado en la acera, con signos de haber sido pateado y arrojado por ruedas y pies a lo largo de aquella avenida. ¡Bendito papel! Este adquiere mil formas y valores.
Lo arrojé al cubo de basura, pues para ello me pagan.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

1 comentario

Deja un comentario