Paquito (Jesús Antonio Gutiérrez Rodríguez)

Le huye asustado a las voces no familiares e incluso a algunas proles  que  entran en la casa. Luego que se han ido, sale debajo de mi cama, y vuelve a su aparente calma con  sus miaus tristes, sus lamidos en mi cara, luego se aleja de mis manos también mimosas, y asume su posición de esfinge junto a la ventana, y con sus ojos nostálgicos, observa el avanzar de la noche y el día. Por todos los medios sensibles he querido que sea una mascota abierta, pero no olvida las manos que apartaron recién nacido de su madre, y lo hayan tirado vilmente a una espesura  que lindaba con una calle, cuyo marco musical caótico era el constante pasar de ruidos de motores y peatones impávidos, sordos a sus lánguidos miaus, por eso ama mi entereza que le ofrecieron apoyo, amor, y le dieron una segunda ocasión de vida.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario