Un paragüas (Ninoska Contreras)

Invitado querido que vestido de luto acompaña a la dama, van de la mano sintiendo la misma pérdida. Se pasean lujosamente tristes frente a ellos tantos conocidos y otros rostros nuevos; abatidos dolientes imperiales comparten la pena con las lágrimas del cielo.
Él cubre a su compañera y espera reconfortarle mientras retornan a palacio. Allí, una vez recostado en el lugar de siempre, percibe con fuerza la ausencia del amigo.
Sigue lloviendo adentro. Fue con ellos que conoció su primer día nublado; ahora está solo, en su lugar esperando.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario