Paredes que hablan (María Eugenia Alonso)

En la Capital Verde de Europa, no sólo los árboles cuentan sus años a través de la corteza que los puebla. En un barrio de la connotada ciudad holandesa, las paredes también.
Hace unas semanas, una pared de Nimega comenzó a devanar historias flamencas de todas las edades hasta llegar a treinta, tras dejar caer de su tronco, uno por uno, papiros de grafitis policromados. Son las pesadas huellas de artistas urbanos que cultivaron poemas en enredaderas y labraron prosas en flor.
Las cosechas de tres décadas no habían muerto sino que se fueron cruzando y transformando así, sobre boscosas líneas de aerosol, como pretendiendo acallar en su ramaje multicolor lo que estaba oculto, muy por debajo, en la sencilla desnudez del virginal muro primigenio.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario