Un pequeño paso (Margarita Wanceulen)

El Apolo XI arribó a la Luna el 20 de julio de 1969; pero como los astronautas andaban un tanto cansados del viaje, dejaron para el otro día eso de dar un paseo por el satélite. Así que, según nos cuentan, Armstrong y Aldrin anduvieron durante más de dos horas por el Mar de la Tranquilidad. Dieron su vueltecita, se hicieron fotos, recogieron muestras, dijeron aquella frase tan famosa:”Un pequeño paso para el hombre y un gran paso para la Humanidad”; y vuelta a casa.
Todas aquellas imágenes se guardaron en los pequeños álbumes familiares y en el imaginario colectivo, como habría dicho un cursi. Lo que nunca se sabrá, porque él nunca lo contó, es que cuando Aldrin volvió a la nave, Armstrong aguardó un minuto más en aquella soledad mineral: creyó escuchar en el silencio del Mundo un llanto de mujer.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario