Perfeccionismo (Antonio Diego Araújo Gutiérrez)

Era la noche del estreno y Gabriel Simmons debía morir. Tras desplazarse de un lado a otro del escenario durante un intenso monólogo de diez minutos, dejaría caer su cuerpo sobre la alfombra de atrezo. Los ensayos habían transcurrido de forma decepcionante: algunas veces su deceso le pareció sobreactuado, otras apenas tenía intensidad. La representación fue transcurriendo según lo previsto hasta el momento temido. Y allí, solo, entre el miedo y el frío, comenzó su monólogo mientras un hormigueo partía de sus vértebras a las falanges a la vez que su mente  escapaba como humo de la platea y el cuerpo se le iba desconectando a tramos. Ejecutó una muerte impecable.

Su actuación recibió excelentes críticas. La obra sigue su gira por los mejores teatros del país con gran éxito de público y son muchos los espectadores que vuelven a verla y siguen sobrecogiéndose en la escena cumbre que  Gabriel interpreta a la perfección y que el guionista tuvo que reescribir el mismo día del estreno para incluir el desenlace del desfibrilador.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario