Pesadillas en cadena (Abelardo Velásquez)

Terror en la madrugada. Me desperté empapado de sudor y con las piernas tiesas como lo más tieso. Había soñado con un infarto que entraba a mi corazón. Sangre, bomba, sangre bomba… y explotaba. Luego tenía que limpiar las vísceras que habían quedado pegadas en las paredes de mi sueño y me debía sentar a tejer tripa por tripa hasta que todo quedara como antes.
“Mi amor, mi amorcito, no olvides coserte la boca, hazlo dos veces para prevenir las catástrofes que cometen tus palabras”.
La novia de mis sueños me pedía que me callara y a mí la lengua se me podría un poco al pensar que alguien quisiera que algo así me sucediera. La dignidad también se me podría un poco porque en el sueño me cosí tres veces.
Fui al baño, oriné un rato, luego me vi en el espejo. había hebras negras pegadas en mis mejillas, intenté quitarlas de mi cara y mientras más jalaba, más largas se hacían. Salían de mi nariz y de mi boca, luego comencé a ahogarme.
Volví a despertar, ahora todo mi cuerpo estaba tieso, alguien entraba a mi habitación y me tiraba una bolsa de basura, luego otra persona, luego un millar de personas.
Desperté en otra pesadilla, caía para siempre. Volví a despertar y así fue para siempre.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario