El peso del amor (Adrián)

La ciudad del amor se ha quedado sin puentes. El primero en desplomarse fue el Puente de las Artes. Fue una sorpresa para todos y se creyó que quedaría en una bonita anécdota que contar. Pero luego llegaron La Concordia, Austerlitz, Mirabeau. Hasta treinta y siete puentes se vinieron abajo. Que cayeran cada vez con mayor asiduidad tenía su lógica: a medida que iban quedando menos, hordas y hordas de enamorados se apostaban en ellos candado en mano. Desde entonces, las parejas contemplan con cierta melancolía ese punto invisible que se eleva unos metros sobre las aguas del Sena. Cada uno desde su orilla.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario