Pienso ergo sum (Juanma Sancho)

Pienso, ¿Qué sería yo sin eso? Pienso, no necesito más. Y me encanta pues si no, yo no existiría. Pienso; Descartes debió tener razón; pienso ergo sum. Amor por el cogito. Por lo visto, solo yo me doy cuenta y nadie a mi alrededor parece entenderlo. Y es que cuando grito “¡Amo el pienso!” ellos aparecen siempre con ese fabuloso cuenco, a veces incluso aliñado con una cola de sardina en su punto de aceite. Mi amo, el pienso y no necesito mucho más, pues si no, yo no existiría.
-Diario de un perro filósofo-.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario