EL PINTOR (EDUARDO TROCHE)

Desde que nací, tengo una gran virtud, mis manos crean maravillas con los pinceles, en mis cuadros, la naturaleza luce despampanante con los colores que invento, la luna o el sol, parecen tener un nuevo código de origen. Cuando yo los interpreto, los animales tienen emociones desconocidas para la mayoría, que se pueden ver en la intensidad de sus ojos. Las personas al contemplar mis pinturas sufren una transformación única, aunque no lo quieran, pierden su normal hipocresía, son transparentes, desnudas de toda vanidad como nunca nadie las ha visto. Incluso a mí me impacta de tal manera su magia, que cuando termino una pintura y me siento a disfrutarla, los colores, los olores, que desprende,  terminan embriagándome por completo, hasta el punto de olvidarme que soy ciego desde los 7 años.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario