Pira (Elena Gómez)

Esta vez ningún equipo de bomberos pudo acabar con el fuego. Durante días el incendio duró y atacó edificios y terrenos colindantes. Una extraña tristeza les quitaba la confianza y les consumía. Las llamas cogían más fuerza.

El peor desatino había sido dar una segunda oportunidad. Si ella hubiera escuchado a su intuición…

Con muebles, fotos y recuerdos montó una pira en el comedor de su casa. Se tiró en el centro. Nada arde tanto y tan bien como un corazón, un corazón destrozado.

La deflagración fue imponente. Cenizas y astillas se esparcieron por la villa en una nube que quitaron las ganas de amar durante meses.
La ciudad quedó apagada finalmente: igual las brasas que los corazones.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario