El polvorín (Rames Jandali Feur)

En el fragor de la batalla alguien vociferó, ¡matadles!, pero con el ruido de la furia y los fusiles, el capitán interpretó, ¡habladles! La orden corrió como la pólvora. Ante la sorpresa de los déspotas y mandatarios que jugaban con vidas ajenas y laureles en el cadalso de sus vanidades, los soldados comenzaron a emplear la discusión, la plática y llegaron a entenderse. En la serenidad de aquel diálogo multitudinario, de confiada esperanza, alguien gritó, ¡abracémosles!, pero a lo lejos entendieron ¡asesinémosles! y la mecha se prendió de nuevo. Algunos no dejaron de exclamar, ¡parad, parad!, pero ya fue demasiado tarde.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario