Prefiero que me busque (Laura Martín Sánchez)

Ella, como siempre, se sabía lo que iba a pasar de memoria. Así que contó, también como siempre,  los 127 pasos que hay desde su casa hasta el banco del parque en el que solemos quedar y tarareó la misma canción que tararea cada vez que recorre ese camino. Pero yo ya me había ido (media hora antes de la hora acordada) porque siempre tengo prisa y además me encanta que sus planes salgan mal. Cuando por fin me encontró gritó todas esas cosas que le gusta llamarme cada vez que le hago perder el tiempo. Después, por supuesto, terminó susurrando gracias y dándome un beso. Porque las dos sabemos que perder el tiempo buscándome es una de las pocas cosas que le dan vida y emoción, y también que saber que me está buscando es mi mayor placer.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario