Primer exilio (Daniel Ramos)

Mis padres me han dejado en un campamento para irse de viaje. Una sierra de cipreses y cruces. Tiendas de campaña alineadas como en un campamento romano. Niños pecosos que se masturban y compiten por hacer la broma más cruel. Monitores religiosos que nos persiguen con sus guitarras y sus mentes de infante atrapadas en un cuerpo de adulto. “Soy un príncipe de dios y mi rey es Jesucristo, el me ama, me ama tal como soy”. En todas las canciones dios es el camino. Y las señales para alcanzar el paraíso están diseminadas a lo largo del campamento. Nos han enseñado a hacer nudos con cuerdas, a hacer fuego con piedras, a recitar plegarias que lleguen al más allá. ¿Me enseñará dios también un plan para matarlos a todos? Ojalá, pero sé que en el fondo solo soy capaz de asesinar en mi imaginación. Cada amanecer me alejo un poco más del campamento, subo a algún montículo y siento la soledad como nunca antes lo he hecho. Es una mezcla de frío, colores cálidos y niños con pecas. Algo empuja fuera de mi conciencia partes que me gustaría retener. Un dios que ha nacido de lo muerto planta su semilla. El niño me está abandonando y ya nada volverá a ser igual.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario